domingo, 8 de julio de 2012

Los miedos del Gobierno

El Gobierno se ha puesto miedoso últimamente. Le da miedo sentarse a
dialogar con una dirigente indígena que estuvo presa por narcotráfico.
Pero nadie tuvo miedo cuando un “narco-amauta” coronó como un semidiós
al presidente en Tiawanaku; tampoco les tuvieron miedo a los miembros
de la familia Terán, procesados por delitos de narcotráfico y
curiosamente liberados gracias a excelenteS contactos dentro del
Palacio Quemado; el narco general Sanabria no causó temor pese a que
era uno de los hombres fuertes del Ministerio de Gobierno, cargo que
le sirvió para convertirse en un mayorista de la exportación de
cocaína. El ministro de Gobierno ha justificado la reciente represión
de los indígenas del TIPNIS porque, según dice, estos trataban de
ingresar a la Plaza Murillo con palos y piedras que amenazaban el
orden público en La Paz. Hace unas semanas, otros indígenas, los de
Mallku Khota, hicieron de las suyas en la sede de Gobierno con
explosiones de dinamita y no fueron reprimidos. Desde hace una semana,
estos mismos campesinos de Potosí tienen de rehenes a tres
trabajadores de una mina a quienes han torturado y pese a que ya hubo
un muerto por la toma de la mina, las fuerzas de seguridad
gubernamentales no manifiestan ningún temor.