sábado, 7 de abril de 2012

El bloqueo que hace falta

El periodista Fernando Molina, reciente ganador del Premio Rey de España, dijo a propósito de la nueva explosión de las protestas  en el país, que los bolivianos bloquean básicamente por plata y por poder y cuando buscan poder es lógicamente para manejar la plata. Y que no se molesten los indígenas del Tipnis, puesto que sus marchas son también una forma de mantener y asegurar la supervivencia. En Bolivia rara vez se bloquea o se sale a las calles por dignidad, por valores como la libertad o el respeto. Una prueba de ello es el azote que reciben constantemente las mujeres de nuestro país. Desde hace años, no hay día en que no se las ultraje, se las insulte y se les falte el respeto en privado y en público. Autoridades de todo nivel se burlan de ellas.  Recientemente asesinaron a una mujer concejal en el departamento de La Paz y todo ha quedado en silencio. Por eso es que en este mar de bloqueos, de marchas y de “últimas consecuencias”, no vendría mal un bloqueo indefinido, alguna huelga o un paro en defensa de la dignidad de la mujer. Ellas son la mayoría, son  madres, esposas, hijas y hermanas. No basta con leyes, mensajitos de radio y disculpas que no conducen a nada. No es suficiente con la lucha de algunas feministas. Todos deberíamos bloquear por las mujeres.