martes, 17 de abril de 2012

Mujer, indígena y...opositora

“En Bolivia, ser mujer e indígena es lo peor que te puede pasar”, dice el título de un documental producido por el grupo Periodismo Humano. Esta tragedia se ve perfectamente reflejada en la vida de Juana Quispe, la concejal del municipio paceño de Ancoraimes que fue brutalmente asesinada el pasado 12 de marzo. Ella fue elegida gracias a su espíritu combativo, su trabajo y también su carisma. La invitaron a ser candidata del MAS pero no aceptó. Pese a su victoria, sus detractores le impidieron ejercer el cargo durante 20 meses. Juana Quispe apeló a la justicia y consiguió su habilitación y el pago retroactivo de sus sueldos, dinero que el alcalde de la localidad se negaba a entregarle. La representante otra vez volvió a los tribunales, donde resolvieron enviar detenido al alcalde por incumplimiento de deberes. Pero el acoso contra Quispe no se detuvo, pues en varias ocasiones la atacaron y la hicieron escapar de la plaza del pueblo. Pero la ley estaba de su parte y ella interpuso un recurso contra los autores de los abusos, que corrían el riesgo de ir detenidos. Un día apareció estrangulada.  El oprobio que tuvo que pasar una mujer que se atrevió a buscar justicia. Y para colmo…opositora.