domingo, 20 de mayo de 2012

Fuego cruzado

La ministra de Transparencia y lucha contra la Corrupción, Nardi Suxo, ha señalado al comandante nacional de la Policía, Jorge Santiesteban, como el responsable de amenazas hacia ella y su familia, en represalia–según manifiesta-por la investigación del ingreso irregular de 54 cadetes a la Universidad Policial (Unipol) que involucra al uniformado de alta graduación. Por otra parte, Santisteban es también el blanco de sospechas de legisladores de la oposición, quienes denuncian que el Gobierno lo encubre, porque se trata de un oficial que fue pieza clave del “caso terrorismo”. Santiesteban comandó el operativo que terminó con el ajusticiamiento de Eduardo Rózsa Flores y dos ciudadanos extranjeros en el hotel Las Américas, el 16 de abril de 2009 y que dio origen a la mayor cacería política de los últimos tiempos en el país. Recientemente el excomandante de la Policía y actual viceministro de seguridad ciudadana, Miguel Vásquez, denunció que dentro de la institución del ¿orden?, existe una mafia que ya intentó asesinarlo para no siga denunciando actos de corrupción. En este fuego cruzado, todos parecen tener algo de razón. Es cuestión de armar el rompecabezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada