domingo, 20 de mayo de 2012

La amenaza interna

Es difícil que un hijo respete a su padre cuando este se farrea toda la plata que supuestamente debe ser destinada para comprar alimentos, pagar la educación y cubrir los gastos de salud de la familia. Peor todavía cuando el borracho golpea a la madre y a los hijos cuando estos le reclaman por el defectuoso enfoque de las prioridades. Todos los días se escucha al Gobierno repetir que no hay plata para aumentarle a nadie, que no se puede incrementar el presupuesto de salud y educación y se vende la idea de que los bonos son “la tuti” de la lucha contra la pobreza, cuando en  conjunto no representan ni siquiera el dos por ciento del Presupuesto General de la Nación. En este contexto, la gente se entera de que Bolivia figura en una lista de los cuatro países que más gastan en armamento en América del Sur, junto con Ecuador, Colombia y Chile. Recientemente, datos oficiales de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) revelaron que estos países gastan entre el 1,4 y el 2,74 por ciento del Producto Interno Bruto en el rubro “defensa”, que en el caso boliviano, está dirigido únicamente a enfrentar las amenazas internas; es decir, a la gente que reclama y se molesta por este mundo al revés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada