domingo, 29 de enero de 2012

Acuerdo sin consenso

Cocaleros de Los Yungas bloquean molestos por la erradicación.
Ni bien se firmó el acuerdo antidrogas con Brasil y Estados Unidos, el Gobierno boliviano ha anunciado la instalación de dos nuevos cuarteles en el Chapare para el control de los sembradíos de coca. Uno de estos cuarteles ubicado en La Asunta, en los Yungas de La Paz, fue invadido no hace mucho por cocaleros que hicieron huir a los militares encargados del control y la erradicación de cocales ilegales. Después de una vigilia, presiones y negociaciones, los productores de coca del lugar consiguieron que el Gobierno ordene el retiro de ese cuartel, que fue instalado durante la administración de Hugo Banzer, el que más se ha acercado a los límites racionales de lo que debe ser la producción de coca en el país. Volvamos al Chapare. En esa zona acaba de producirse un hecho mucho más grave que el de La Asunta. En Ivirgarzama, uno de los feudos más importantes del oficialismo, entre 60 y 70 personas se organizaron para hacer huir a los policías de Umopar y liberar a dos narcotraficantes que debían presentarse ante un juzgado para responder por una carga de 18 kilos de droga que había sido hallada en su poder. Veremos cómo reaccionan los chapareños cuando se decida instalar aquellos cuarteles ya mencionados.