jueves, 2 de agosto de 2012

Mercosur: es poniendo

Ha quedado muy claro por qué tanta insistencia en que Venezuela ingrese al Mercosur, hecho consumado después de la expulsión de Paraguay a raíz de la destitución del expresidente Fernando Lugo. El ricachón del barrio ha pagado su membresía en el organismo de integración con la compra de seis aviones brasileños valuados en casi 300 millones de dólares, negocio que puede extenderse con la adquisición de 14 aeronaves más. Como se sabe, Venezuela es el séptimo productor de petróleo del mundo y casi no produce más que hidrocarburos, porque hasta la lechuga y la leche la importan. Argentina, el otro gigante del Mercosur, se ha convertido en uno de sus principales aliados, desde que Hugo Chávez redujo las relaciones comerciales con Colombia, su principal proveedor de casi todo lo indispensable. Los petrodólares suelen ser muy buenos para comprar no sólo alimentos y aviones, sino también armamento, ítem en el que el líder chavista ha gastado millonadas y que le ha facilitado las relaciones con China, Rusia y por supuesto, con Brasil. En este sentido, Bolivia tiene mucho futuro, pues está cobrando fama de comprador compulsivo de aviones, helicópteros, satélites y teleféricos. Todos a muy buen precio, para el vendedor, obviamente.