sábado, 4 de agosto de 2012

Vergüenza nacional

Al excluir el término “mestizo” del censo anunciado para el 21 de noviembre, el Gobierno ha manifestado su intención de seguir aprovechando la fachada indigenista que no es más que una patraña para engañar al mundo. Es obvio que el objetivo es forzar las respuestas para obtener nuevamente una conclusión engañosa, según la cual, la mayoría de los bolivianos son “pura sangre” y no mestizos, como en realidad sucede y como lo han proclamado todos quienes han querido hacer cambios de verdad en esta América tan diversa. Los impulsores de esta farsa, que son mestizos, dicen que la palabrita ofende, pero semejante pudor no les alcanza para frenar todas las ofensas que han estado perpetrando contra los pueblos originarios a los que dicen representar con tanto ahínco. La vergüenza nos les ayuda para evitar lo que sucede en el TIPNIS, donde disfrazan a los cocaleros de “multiculturales”, se inventan etnias nuevas y les otorgan estatus de “indígenas”, cuando en realidad son narcotraficantes. En este país ya no es vergonzoso patear impunemente a los indígenas, con la complicidad de jueces ataviados de ponchos y chicotes para lucir como pobrecitos originarios inocentes. Esta falta de vergüenza nos va a condenar a una situación que da vergüenza imaginar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada