lunes, 31 de diciembre de 2012

El fútbol y la nacionalización

Cuando en mayo pasado, el Gobierno nacionalizó la empresa Transportadora de Electricidad, de propiedad de la compañía Red Eléctrica Española, el presidente Morales les prometió a los furiosos españoles que esa iba a ser la última de las expropiaciones en contra de capitales ibéricos. Resulta que todo fue una simple promesa, pues en medio de una fuerte crisis de credibilidad y cuando los encontrones con Chile ya no alcanzan para “emborrachar la perdiz”, el régimen del MAS ha ordenado la nacionalización de cuatro filiales de la multinacional española Iberdrola, que de esta forma pone fin a su presencia en Bolivia. La expropiación  incluye a las principales distribuidoras de electricidad en La Paz, Electropaz, y en Oruro, Elfeo, además de la empresa de servicios Edeser y la gestora de inversiones Compañía Administradora de Empresas. Pese a que Evo Morales ha prometido una indemnización justa a Iberdrola, el Gobierno de Mariano Rajoy no entiende por qué no se cumplió lo acordado. En varias ocasiones, el presidente Morales bromeó con la idea de resolver los problemas de los países en una cancha de fútbol. A lo mejor esta una consecuencia de lo ocurrido el sábado en el País Vasco, donde la selección de esa región española le propinó una goleada de media docena a nuestros muchachos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada