jueves, 6 de diciembre de 2012

El sucio populismo

El populismo se mete de lleno en la Alcaldía Municipal de Santa Cruz. Y para darse cuenta solo hay que fijarse en la nueva propuesta de tarifas por el servicio de recolección de basura que libra por completo del pago a los gremialistas de los mercados, que precisamente son los que más residuos generan en la ciudad. El proyecto de revisión presentado ante el Concejo por la Empresa Municipal de Aseo Urbano aplica aumentos importantes a otros sectores, especialmente a los industriales, que no gravitan de manera importante en la acumulación de desperdicios. Con esto, los vendedores de los mercados, muchos de los cuales generan importantes pero bien disimuladas ganancias, refuerzan su condición de informales y suman mayores ventajas que les otorga el Estado a cambio de apoyo político.  Si bien es cierto que todos deberían aportar de acuerdo a sus posibilidades, es inaudito que se la tarifa se reduzca a cero. Eso es una invitación indirecta a generar aún más basura, cuando en el proyecto se debería conminar a los comerciantes a ser responsables con la ciudad. En otras palabras, si no van a pagar, por lo menos que ellos mismos se encarguen del servicio de aseo de los mercados.