miércoles, 19 de diciembre de 2012

La consulta sin fin

El exprefecto de Cochabamba, Rafael Puente, decía hace muy poco, que la consulta del TIPNIS fue una trampa del Gobierno, mientras que los directivos del CEJIS, la organización que se divorció del MAS, considera que en realidad no hubo consulta en el parque Isiboro-Sécure. Un reciente informe elaborado por la Iglesia Católica y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, muestra algo peor que eso, pues además de ser tramposa, los promotores de la farsa también utilizaron el arma del amedrentamiento contra los indígenas para conseguir que manifiesten su aprobación de la construcción de la carretera que podría atravesar el corazón de la reserva natural. Ambas organizaciones hicieron un recorrido por 36 comunidades, de las cuales 30 han rechazado la ruta. Se calcula que hasta fin de mes el recorrido completará el total del Tipnis y se anticipa un rotundo rechazo al proyecto carretero que beneficiará a los productores de hoja de coca. De acuerdo a las conclusiones, no solo ha habido amenazas, sino también regalos y prebendas y pese a ello, los indígenas reiteran su negativa. No vaya a ser que el Gobierno intente una nueva consulta con nuevos regalos y así sucesivamente, como empezó este lío hace más de 500 años.