sábado, 22 de diciembre de 2012

Mocochinchi sin bola

Casi en tono de queja, el canciller boliviano David Coquehuanca se refirió a la escasa convocatoria que ha tenido la celebración del solsticio de verano organizado para este viernes en la Isla del Sol en el lago Titicaca. Hasta ayer, todos los presidentes invitados habían mandado excusas y sólo dos vicepresidentes, el de Nicaragua y de Argentina, habían prometido asistir. El acto coincide con la fecha indicada para el fin del mundo, según algunos pronósticos que han sido comentados hasta el hartazgo por todos los medios. Es probable que entre los invitados haya algunos supersticiosos que se nieguen a viajar por estos días, sobre todo después de que se han producido dos naufragios recientemente en el lago Titicaca. El canciller dijo que este 21 de diciembre en el mundo empezará la “era del Mocochinchi” que desplazará al tiempo de la Coca-Cola, comentario que fue motivo de muchas bromas. Al ministro no le gustará mucho saber que muchos de sus convidados no vendrán porque es fin de año, una época en la que todo el mundo está metido en los regalos, en Papa Noel, la sidra, los panetones y por supuesto, también en la Coca-Cola, uno de los íconos de la navidad consumista y occidental que tiñe de color rojo a medio planeta, incluido el Estado Plurinacional.