martes, 18 de diciembre de 2012

No me ayude compadre

La visita fallida del presidente boliviano a su colega venezolano Hugo Chávez, hospitalizado en La Habana, ha complicado seriamente el discurso oficial de Caracas, que trata de calmar los ánimos sobre el aparente estado agonizante del líder bolivariano. De acuerdo a la versión oficial difundida el viernes, Chávez había retomado sus tareas presidenciales el viernes, dando instrucciones a sus colaboradores. En ese momento aparecieron los planes del mandatario boliviano de ir a visitarlo, cosa que no pudo suceder por “cuestiones de tiempo”, se dijo en un principio, aunque después se aclaró que fue por instrucciones de los médicos. En realidad, todo este ir y venir, de anuncios y suspensiones no ha servido más que para delatar la verdadera situación del caudillo que, según algunos partes médicos que han circulado, está más grave de lo que se pueda pensar. Los más recientes comunicados lanzados tanto por el régimen venezolano como por algunos voceros nacionales, no hacen más que confirmar que Chávez está más en manos de los médicos que él de su Gobierno y que no hay más que atenerse a lo que digan los profesionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada