lunes, 24 de diciembre de 2012

Los medios y la historia

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, las tropas aliadas llevaron consigo cientos de periodistas, cineastas y fotógrafos para registrar todo el oprobio que habían cometido Hitler y sus secuaces. “Que no quede nada sin documentar, luego algunos no va a creer lo que ocurrió aquí”, decían los generales y pese a todo, hay quienes dudan de la existencia del Holocausto nazi. Uno de ellos es un gran amigo del Estado Plurinacional de Bolivia. En Somalia sólo queda un medio de comunicación independiente, la radio Mogadiscio, que se dedica a transmitir de manera objetiva el salvajismo de los piratas que han tomado el control del país a nombre del fundamentalismo religioso. Los periodistas viven acosados por los francotiradores que permanentemente tratan de destruir sus antenas y por supuesto, asesinarlos para que dejen de informar. La Unesco los apoya porque este medio de comunicación conserva un valioso archivo oral que dentro de uno años se convertirá en la historia de este país castigado por la violencia. Si no se conserva esa voz y ese registro, después nadie va a creer lo que pasó allí. Esa es la principal razón que explica tanto acoso a los medios independientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada