jueves, 13 de diciembre de 2012

La punta del iceberg

Algunos creen que el más reciente dictamen de los jueces cruceños en relación al norteamericano Jacob Ostreicher no hace más que confirmar que sigue activa la red de extorsión que supuestamente opera desde al menos dos ministerios. La sospecha es corroborada por el ministro de Gobierno, Carlos Romero, quien ha hecho un llamado a la confianza, porque según dice, van a caer muchos otros y la prueba es el arresto de Boris Villegas, quien tuvo importantes cargos en el Gobierno, incluyendo un puesto en el Ministerio de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción, donde su titular, Nardi Suxo afirma no haberlo visto más que la tele. El estadounidense que permanece detenido, ha dicho que la ciudadanía boliviana ha visto muy poco en relación a este caso y que simplemente ha salido a la superficie la “punta de un iceberg”, mientras que hace votos para que todos terminen en la cárcel. Mientras que algunos miembros del Gobierno tratan de llamar a la “Banda de los abogados” una red “PRIVADA” de extorsión, la presidenta de la Cámara de Diputados, Rebeca Delgado, afirma que las investigaciones apenas han llegado a los mandos medios y le ha dado plazo a la Fiscalía hasta fin de este mes para que identifique a los verdaderos responsables de esta organización que, según asegura, no actuó de forma autónoma.