jueves, 27 de diciembre de 2012

Más allá de la corrupción

La situación de la ministra de Transparencia y Lucha contra la Corrupción, Nardi Suxo, ha quedado seriamente comprometida tras la declaración del exministro de Gobierno, Wilfredo Chávez, quien indicó ante los fiscales que investigan la red de extorsión de los ministerios, que la funcionaria conocía a los abogados Rodas, Rivera y Villegas, detenidos en Palmasola y presuntos cabecillas del grupo vinculado al caso Ostreicher. Chávez, quien ejerció el cargo después de Sacha Llorentty, dijo que él intentó retirar a los tres sujetos de su despacho, pero Suxo abogó por ellos y dijo que eran muy valiosos aportando elementos en sus investigaciones. Incluso afirmó que si se daba el caso, iba a pedir que Boris Villegas pase a depender de su cartera, hecho que sucedió efectivamente, aunque en primera instancia la ministra negó cualquier relación con esa “trica” y dijo que apenas los había visto por televisión. Otro que habló bien de ellos fue el actual embajador en la ONU. Se refirió a los abogados como competentes y responsables. Con estos aportes, el Gobierno está logrando que se imponga la tesis de la actuación de “una banda privada dentro de los ministerios” y por otro lado que este hecho quede como un escándalo meramente de corrupción, cuando en realidad se trata de toda una estructura de persecución política en Santa Cruz, de la que tuvieron conocimiento muchos grandes jerarcas del Gobierno, incluso el exfiscal general del Estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada