sábado, 14 de mayo de 2011

Acaso con canciones...


Los chilenos ya se dieron cuenta de que los desafíos del Gobierno boliviano en el tema marítimo no son más que paradas de gallo tuerto y acaban de ofrecerle la última oportunidad para retomar el diálogo. El canciller del país vecino, Alfredo Moreno, ha emplazado a Bolivia a definir de una vez qué estrategia va a adoptar para hacer valer su pretensión de contar con una salida al mar. El ultimátum se produjo después de que el célebre juez español Baltasar Garzón decidió rechazar la oferta pública que le hizo el presidente Morales, de hacerse cargo de la demanda que supuestamente planteará la diplomacia boliviana ante la Corte Internacional de La Haya. En otras, palabras, el régimen boliviano ya dio a saber ante el mundo que ni siquiera ha conseguido abogado para que lo patrocine y que su gran estrategia consiste en obligar a los medios de comunicación nacionales a repetir mensajitos, himnos y estribillos alusivos al mar. Harán falta muchas cancioncitas para que los bolivianos vuelvan a entusiasmarse por la demanda marítima, luego de casi cinco años de letargo masista en este tema. La gente no suele ser tan esquizofrénica como los gobernantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada