viernes, 13 de mayo de 2011

La educación y las dictaduras

El Gobierno quiere embromar a los maestros con la amenaza de declarar “profesión libre” a la docencia. Los dictadores siempre han tenido problemas con la educación y sus salidas han sido de lo más estrambóticas. Banzer rompió la huelga del magisterio en el año 1974 con la clausura anticipada del año escolar y en 1980, Luis García Meza emitió un decreto que eliminaba a los aplazados. Miles de “bachiburros” le deben su título al militar golpista. La propuesta del MAS podría resultar más interesante. Permitiría, por ejemplo, que el presidente Morales se convierta en maestro. Podría dar la materia de “educación sexual” y demostrar en aula cómo un hombre a punta de pollo se puede convertir en homosexual. A lo mejor serviría para dar “anatomía” y mostrar los diferentes usos de una rodilla. El vicepresidente estaría a cargo de las clases de “cívica y política” con su tema: “Cómo pasar del Socialismo del Siglo XXI, al capitalismo andino, pasando por el comunitarismo para caer en el neoliberalismo, vía gasolinazo”. También podría hablar de “Las nuevas alianzas entre la ultraderecha y el trotskismo”. El ministro de Finanzas, Luis Arce, podría ser profesor de “macroeconomía” y sus temas: “las mil y un ventajas de la inflación” y “100 recetas para ahorrar con el uso de la yuca”.