domingo, 8 de mayo de 2011

Las burradas de la justicia


El fiscal del “caso terrorismo”, Marcelo Soza, ha iniciado un juicio
en contra del abogado Gary Prado Arauz por haberlo llamado
“judicialmente burro”. Si nos atuviéramos a los nuevos paradigmas
procedimentales que imperan en el país, tendría que ser el fiscal el
encargado de demostrar que no es un burro, pero como las leyes se
tuercen todos los días en este inefable Estado Plurinacional, tendrá
que ser nomás Gary Prado el que deba reunir las evidencias necesarias
para probar su aseveración. Cuando lanzó su calificativo, Prado se
estaba refiriendo a la polémica actuación se Soza, quien se negó a
presentar pruebas contra 39 personas acusadas de terrorismo y
separatismo, argumentando que éstas fueron destruidas por seguridad, a
pedido del cuerpo de bomberos de La Paz. Por si eso no le alcanzara
como respaldo, no tendrá otra salida que imitar los trucos de Soza.
Por ejemplo, podría sobornar a un viejo borrico para que confiese que
el fiscal es su pariente o tal vez amedrentar a una recua de asnos de
los valles para que muestren las similitudes de su ADN con la del
representante del Ministerio Público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada