sábado, 21 de mayo de 2011

Mojones de plastilina

En los últimos días se ha estado hablando de flan, plastilina y también de mantequilla. Han usado estos términos para referirse a lo que quedó de la otrora aguerrida dirigencia cruceña, esa que levantó los mojones de la autonomía y los plantó en toda la región y en muchas partes del país. Algunos siguen creyendo que Santa Cruz puede ser oposición o tal vez dar señales de resistencia frente al avasallamiento autoritario del régimen gobernante. Lo triste no es que sigan multiplicándose los gestos de sumisión y cobardía frente a la imposición, sino que la gente continúe creyendo que en el departamento todavía hay líderes capaces, por lo menos, de defender los medios de vida y de producción de los dos millones de ciudadanos que habitan esta tierra. Alguien tiene que dejar las cosas en claro y firmar la capitulación de una vez por todas, de frente al pueblo y sin tapujos. No le hace nada bien a la democracia seguir con esta impostura regional de frases trilladas y discursos baratos que insisten que en que “no lograrán arrodillarnos”. Hace mucho que estamos besando el suelo y hace mucho que debimos cambiar esos mojones de “cuchi”, por postes de plastilina o mantequilla.