domingo, 8 de mayo de 2011

Error con error se paga


El Gobierno está decidido a morir cometiendo los mismos errores. El
Ministerio de Desarrollo Productivo acaba de fijar en 6 bolivianos el
precio del azúcar a partir del próximo 23 de mayo, confiando en que la
zafra cañera inundará de blanco el mercado y que los contrabandistas
se irán de vacaciones. Con su estilacho prepotente, la ministra Teresa
Morales, ha dicho que quienes compraron azúcar colombiana a mayor
precio y la están comercializando a diez y más el kilo, tendrán que
apurarse a salir de su mercadería si no quieren clavarse, porque de
aquí a unos días, volverán las brigadas plurinacionales a aplicar los
controles y las incautaciones. Insistimos, todo eso puede funcionar,
si el mercado así lo determina, de lo contrario, no habrá burro o
mamadera que alcance para llevar “azuquita pa’l café” a Perú o
Argentina, donde los precios son más altos. ¿No era mejor dejar el
precio como lo dejó el mercado? No vaya a ser que de aquí a unos
meses, el mismo Gobierno tenga que decidir un incremento del azúcar,
que seguramente arrastrará a otros productos. Si eso pasara (Dios no
lo quiera), ya no aparecerán voluntarios para importar azúcar de
ningún lado y será doña Teresa la que tenga que beberse el trago
amargo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada