jueves, 28 de junio de 2012

El plan golpista de los indígenas

Los “golpistas”, mejor dicho, los indígenas del Tipnis, supuestamente han puesto en marcha lo que el Gobierno define como la segunda fase de su golpe de Estado, una vez se hubo suspendido el motín policial con apenas cien bolivianos (qué conspiradores más baratos). Los “desestabilizadores” tienen un plan que nadie entiende. En primer lugar, por poco se congelan de frío durante más de dos días en la zona de Urujara, esperando a que los policías arreglen su pleito con el Gobierno, de tal forma de no juntar dos conflictos en la plaza Murillo y desatar algo que nadie quiere ahora imaginar. Una vez solucionado lo del motín, que al final dejó muchas dudas y sospechas, ingresaron a La Paz en medio de una apoteósica bienvenida de la ciudadanía que nuevamente ha aclamado el sacrificio de los pueblos de las tierras bajas. Los integrantes de la columna, cuya presunta finalidad era desatar el caos y precipitar un golpe, tuvieron que hacer varios desvíos en su caminata para tratar de esquivar una manifestación promovida por el oficialismo, que a punta de chicotazos contra la ciudadanía avanzó para generar provocación y desatar un enfrentamiento. Los indígenas no se dejaron engañar por quienes han tratado insistentemente de hacerlos caer en la trampa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada