viernes, 1 de junio de 2012

Que tire la primera soga...

El gobernador de La Paz, César Cocarico, ha sugerido mandar a colgar a todos los que se opongan al proceso de cambio. Mucha soga va a tener que comprar el ocurrente líder oficialista, luego de conocerse una encuesta que indica que más del 70 por ciento de los paceños ya no quieren más “cambios” porque “la mejoría ha sido pa’ pior”. El comentario de Cocarico tiene sus orígenes en lo ocurrido el 21 de julio de 1946, cuando una turba de exleales al presidente Gualberto Villarroel lo colgaron de un farol que aún se encuentra en la Plaza Murillo. En realidad nadie ha sugerido ni amenazado hacer lo mismo con el actual presidente y las conjeturas son producto de los  propios temores del oficialismo, que últimamente anda peleado con sus bases.
En lugar de lanzar semejantes propuestas, el gobernador paceño debería pensar cómo recuperar el apoyo que ha perdido su partido en el territorio que más lealtad ha estado demostrando con el “proceso de cambio”. La otra alternativa es más difícil pues tendría que buscar cómo prohibir la portación de sogas en La Paz o de otra manera, derribar todos los faroles que haya en los alrededores del Palacio de Gobierno.