martes, 19 de junio de 2012

Y de yapa...Irán

Se esperaba que la maltrecha política exterior boliviana recupere algunos puntos con la organización de la 42 Asamblea de la OEA, pero el tiro salió por la culata. La Cancillería confundió las cosas y se olvidó de lo esencial. Pensó que estaba organizando un ampliado sindical donde abundan las silbatinas, los puños levantados y los “vivas” al caudillo y descuidó que el objetivo era consolidar las posturas nacionales en el contexto internacional, sobre todo en el tema marítimo, la democracia, los derechos humanos y la soberanía alimentaria. Los chilenos hicieron bien su trabajo y volvieron a anotarse una victoria sobre Bolivia, que ha desatado un fuerte cruce de palabras entre ambos países y el deterioro de las relaciones. En medio de todo se metió el caso del senador Pinto que está a punto de desatar un roce diplomático con Brasil, blanco de varias acusaciones de altos funcionarios nacionales. En el vecindario están algo molestos con Bolivia por su reticencia a cooperar en la lucha contra el narcotráfico. La ministra de relaciones exteriores de Colombia fue insultada por un ministro cuando ésta ofreció su ayuda para atrapar a los jefes de los cárteles que operan en el territorio. Y por si faltara algo, para hoy está anunciado el arribo del despótico presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad al país. Los argentinos han sido los primeros en fruncir el ceño por esta presencia.