lunes, 7 de noviembre de 2011

El tiempo apremia

Todos los días una megafábrica de cocaína. Ayer en
Cabezas, hoy en Warnes, mañana será en otro lado
Hasta no hace mucho lo negaba rotundamente y se enojaba cuando los periodistas le preguntaban sobre el tema. Luego confesó que no sospechaba lo poderosos que habían sido. Al poco tiempo se refirió al impacto que ejercen sobre la economía nacional. Hace unos días no tuvo más remedio que admitir que en Bolivia están operando grupos de narcotraficantes colombianos y mexicanos. Lo dijo después de que narcos de nacionalidad colombiana mataron a un oficial de Policía en el Parque Isiboro Sécure, donde han descubierto fábricas de cocaína más grandes que la de Huanchaca, con pista de aterrizaje y "tecnología de punta" para procesar la hoja de coca que producen los vecinos del Chapare. La declaración del presidente Morales vino acompañada de un gran descubrimiento: "los narcos perjudican al país". Ya que le costó tanto llegar a esas conclusiones, no debería invertir tanto tiempo en pensar cómo y cuando empezamos a hacer algo. Sería mejor en todo caso que sea el Gobierno el que tome la iniciativa, porque según algunos datos, el descubrimiento de la fábrica en el Tipnis la hicieron otros "actores", más o menos como sucedió con el arresto del general Sanabria.