viernes, 4 de noviembre de 2011

Evo en las cumbres

Cada vez que al presidente Morales le va mal en una cumbre, sale despotricando y exigiendo acabar con todo. Pretende actuar como el niño gordo y rico dueño de la pelota al que no se la pasan para que haga los goles. Recordemos que en varias ocasiones ha pedido eliminar a la ONU o crear una organización paralela. De la cumbre sobre el Cambio Climático de Cancún salió tan enojado, porque ni siquiera Cuba o Venezuela apoyaron sus propuestas, que nunca más volvió a tocar el tema ecologista y últimamente ha hecho todo lo contrario a lo que tanto repetía en sus antiguas prédicas. Ha propuesto salirse de la Convención Mundial sobre Estupefacientes porque no aceptan que la coca es mejor que la leche y con la OEA las cosas han quedado algo tensas después de que nadie aceptó incluir una resolución sobre el tema marítimo. Hace unos días, después de participar en la Cumbre Iberoamericana de Paraguay, donde tampoco aceptaron incorporar la demanda boliviana, Evo Morales dijo que esa cumbre está en agonía y que no vale la pena asistir a rendirle cuentas al rey de España. No se atrevió a decirlo en frente de Juan Carlos de Borbón, porque ya sabía lo que le esperaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada